Un wichi denunció a un criollo por intento de homicidio.-

INTENTO DE HOMICIDIO.-

Dijo que le pegaron con un cable y lo amenazaron con un arma. El trasfondo sería la disputa territorial en Dragones.-

– “­Salí de tu casa!”.

El grito, que venía desde la calle, desperezó a Daniel Fermín Argamaza. Él salió de inmediato.

“Mataco, chirete cochino. Te voy a matar porque fuiste a romper la casa de mi hermana”, siguieron los insultos.

Argamaza tenía enfrente a Juan Bruno, del puesto La Mina, quien estaba fuera de sí. Quiso evitar problemas y, según denunció más tarde en la Policía, no respondió ni reaccionó ante el hombre.

Pero eso solo duró unos segundos. Según el relato de Argamaza, miembro de la comunidad wichi de Las Llanas I, su contrincante sacó rápidamente un cable de freno de motos y comenzó a golpearlo.

Recibió latigazos en la espalda, un hombro y una mano. En uno de los movimientos de Bruno, puestero criollo de La Mina, logró agarrar el cable para evitar que le siguiera pegando.

En ese instante “Bruno se tocaba la cintura, como escondiendo algo. Luego quiso sacar un arma de fuego y para evitar que la use me abalancé contra él y le quité el revólver”, explicó Argamaza al policía que le tomó la denuncia en el destacamento policial de la localidad de Hickman.

Todo sucedió ayer, cerca de las 10.30, en el paraje ubicado dentro de la jurisdicción municipal de Embarcación, y distante a 18 kilómetros de Fortín Dragones, sobre la ruta nacional 81.

Argamaza, presidente de la comunidad wichi de Las Llanas I, declaró que el conflicto habría surgido porque “en inmediaciones existe una construcción y tres niños de la comunidad, quienes padecen retraso madurativo, juegan por el lugar y ellos hicieron caer tres ladrillos de la construcción”. Esto habría generado el enojo de Bruno.

Discusión de fondo

Argamaza dijo a la Policía que siente temor por su integridad física y la de su familia, por lo que pidió que se tomen medidas legales contra su agresor.

Más allá de los ladrillos que mencionó Argamaza, el trasfondo del encontronazo con el puestero sería la disputa territorial entre criollos y comunidades originarias de la zona de Dragones. Se trata de un conflicto que lleva décadas enfrentando a wichis y criollos, y que incluso se extiende a gran parte de la zona noreste de la provincia.

“Bruno le reclamó a Argamaza que están perjudicando a los animales porque cierran el paso y estorban en los caminos; los criollos no quieren que los wichis estén en ese lugar”, comentó ayer Ángel Galarza, presidente de la comunidad del paraje Asamblea de Dios, quien se interiorizó de lo sucedido en Las Llanas I.(el tribuno).-

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.