Un tanque de agua amenaza con caerse sobre una escuela

Los vecinos vienen reclamando desde hace dos años y no obtienen respuestas.

El hecho de estar a tres kilómetros del límite con Formosa, sobre la desolada ruta 81 no los hace menos salteños. Por el contrario, los pobladores de Capitán Pagé, en el extremo oriental del departamento Rivadavia Banda Norte, reclaman como nunca su pertenencia, luego de muchos años de abandono y reclamos que nunca son escuchados.

La localidad, de 650 habitantes, lleva su nombre en honor a un capitán de fragata explorador de los ríos Bermejo y Pilcomayo, que en 1885 inició las campañas de exploración en pequeños buques de vapor por esa inhóspita zona.

Está ubicada a 460 kilómetros de Salta capital y sus necesidades son tan imperiosas como increíbles. Tal es así que, cansados de las notas y pedidos sin respuestas a las autoridades, los vecinos decidieron comunicarse con El Tribuno para advertir sobre una situación de sumo riesgo para los chicos que concurren a la escuela del lugar.

El tanque de agua que abastece a esta comunidad está roto y sus bases, a punto de ceder, amenazan venirse abajo en el predio de la escuela. “El municipio no se quiere hacer cargo y Aguas del Norte tampoco”, asegura Horacio Cansino, vecino del lugar. Ya hicieron notas a la intendencia -Capitán Pagé es una delegación municipal de Morillo- pero no les dan solución; hace más de dos años a este problema. “Vienen, sacan fotos y dicen que se solucionará, pero hasta el momento no dieron respuesta. Aguas del Norte nos dijo que esa no es una conexión de ellos y que por eso no pueden hacer nada tampoco”, aseguró Cansino.

Estructura oxidada

El comienzo de clases reavivó las quejas por el riesgo que significa un enorme tanque de agua a punto de caer en el patio donde los chicos juegan en los recreos. La estructura es vieja, está oxidada y ya se inclina. El tanque abastece a toda la comunidad y se comunica con otro depósito que lleva agua a las comunidades originarias que viven en las cercanías. Este tanque también esta roto y en muy malas condiciones.

“La solución es cambiar la estructura y llevar el tanque a otro lado. No es una obra muy importante. El pozo de abastecimiento aún está funcionando así que no habría que hacer uno nuevo. El municipio donó un terreno donde colocar el tanque, un lugar que está más cerca de la bomba, pero ni aún así comienzan los trabajos”, afirmó Cansino.

“Ante el riesgo que significa el tanque, la comunidad aborigen quiere hacer suspender las clases y los maestros admiten que es un peligro” advirtió el vecino.

La escuela del lugar contiene a chicos de comunidades criollas y aborígenes. A la mañana es de educación primaria y por la tarde funciona el colegio secundario.

Incomunicados

Como la mayoría de los pueblos del interior del Chaco salteño, la gente vive de la ganadería y la agricultura a pequeña escala, con una economía de subsistencia. Los planes sociales y algunos empleos en las fincas cercanas terminan por completar el sencillo entramado socioeconómico que permite sobrevivir.

A los múltiples problemas que los vecinos padecen a diario se suman la falta total de comunicación. Los vecinos solo tienen una pequeña señal de telefonía en las proximidades a la antena que existe en el lugar. “La empresa telefónica quiere retirarla, pero sin esa antena estaremos completamente incomunicados. Ya dijimos que no vamos a permitir que la retiren” advirtió Cansino.

Fuente: El tribuno

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.