“Tenemos que decir basta a tantas excepciones”

Entrevista a Bettina Romero, candidata a intendenta de Salta.

Uno de los temas fuertes de la ciudad tiene que ver con la basura. ¿Qué proyectos tiene y cómo ve el tratamiento de los residuos en el vertedero? ¿Debe continuar el contrato con la empresa que presta el servicio actualmente o se podría revisar?
Para que Salta sea una ciudad mucho más sustentable y que respete el medio ambiente necesitamos múltiples acciones. Mi compromiso es impulsar una mejora. Solo en 12 barrios, de los más de 320 que tenemos, separamos la basura. Necesitamos trabajar fuertemente en eso y en el tratamiento posterior: el reciclaje.

Salta todavía no recicla. Como ciudad tenemos mucho por hacer. Eso requiere una firme decisión política de avanzar pero, sobre todo, también de invertir. 
También requiere, desde ya, revisar el tema de la empresa con la que hoy se presta ese servicio. Tenemos un año para analizarlo. Pero, claramente, si yo resulto electa vamos a empezar a estudiar el contrato y qué le conviene a la ciudad. Mi compromiso es que, independientemente de qué empresa preste el servicio, tenemos que mejorar. Lograr que Salta esté más limpia y tener más conciencia ambiental.

El crecimiento de la ciudad fue desordenado y la población está aglutinada en el centro. Faltan desarrollos urbanos para que se construya en otros sectores.
La ciudad creció en forma desorganizada. Es muy larga y eso genera complicaciones. Faltan servicios públicos básicos en distintos lugares. Es algo que con Gustavo Sáenz como gobernador debemos trabajar.
El desafío que tenemos ahora es conectar esta ciudad e integrarla. No es solo conectar con más puentes, como el que necesitamos por ejemplo en la zona sur para evitar el estrangulamiento que se genera cuando uno quiere ingresar a la ciudad. Conectarla es red cloacal, agua potable y gas. También acceso a internet gratuito, porque eso genera oportunidades de estudio y trabajo. Es llevar el municipio a los centros vecinales, con capacidad de atender. Es el desafío. Por eso hablo de que es la hora de los barrios.

En determinado momento incluso se planteó que ya no se podía construir más edificios en el centro. ¿Cómo evalúan este tema?
Lo que vimos es que no puede haber tantas excepciones. Es como que en la ciudad hubo un montón de excepciones y tiene que quedar en claro que hay una normativa que hay que cuidar en cuanto al casco histórico.
Tiene que ver también con los propios servicios que hay en la ciudad, y qué es factible y qué no. Tenemos que, de alguna forma, decir basta a tantas excepciones, porque fuimos una ciudad donde siempre había una excepción para algunos y ahí está la irregularidad. Si tengo que sintetizar, el mensaje es que necesitamos un municipio ordenado y parte de este orden es ser claros con la normativa vigente, respetarla y hacer que se respete. Que cada proyecto que se inicie en la ciudad respete la normativa vigente.

¿Qué se puede hacer desde el ámbito municipal contra la violencia de género?
Podemos hacer mucho y debemos hacerlo. No me imagino estar gobernando y mirar para otro lado. Como intendenta, quiero involucrarme fuertemente en la defensa de las mujeres y la lucha por la igualdad. Salta puede ser una ciudad mucho más igualitaria. La forma de ayudar a que cientos de mujeres puedan salir de la violencia es empoderarlas y ayudarlas a crecer desde lo económico, profesional y personal. Una propuesta concreta que tenemos es un banco social de microcréditos y apuntado directamente a mujeres y jóvenes.
Parte de esta realidad tiene que ver con la dependencia económica, no toda porque sería simplificar una problemática y no quiero hacerlo.
Sin embargo, creo que una visión de género tiene que ser una decisión política que cruce transversalmente todas las políticas de gobierno.

El sábado pasado se hizo una marcha del orgullo LGBT y hubo un mensaje fuerte en el sentido de que Salta todavía es una ciudad que no incluye, que discrimina y donde sigue habiendo violencia. Se plantea el tema del empleo y los cupos laborales.
Tuve interesantes y valiosas reuniones con todo el colectivo LGBT. Coincidimos en que falta mucho para hacer de Salta una ciudad mucho más inclusiva y lo vamos a lograr trabajando con el principio fundamental de que queremos mayor igualdad y respeto. Creemos en la importancia de tener una sociedad más tolerante, que incluya.
Tampoco se puede plantear una ciudad inclusiva desde un escritorio. Es importante dar participación a todo el colectivo en el diseño de políticas públicas. Queremos que todos los que elijan vivir en Salta puedan ser felices eligiendo ser quienes son.

Otro tema relacionado con la administración municipal tiene que ver con el empleo. Se plantea que la falta de trabajo hace que el municipio termine contratando más mano de obra de la que necesita, como única respuesta. ¿Qué piensa?
En la familia municipal, que hoy son casi 5 mil empleados, hay gente muy valiosa, que tiene trayectoria, experiencia y formación. Lo vengo charlando con ellos. Si resulto electa soy yo la que me sumo a este equipo por el tiempo que dura el mandato. Me sumo a ellos con la vocación de trabajar codo a codo.
Sé que vamos a trabajar muy bien. Vamos a impulsar mejor calidad de trabajo, una guardería, una sala de lactancia, un espacio para almorzar en el CCM.
Pero necesitamos entender que allí estamos prestando un servicio público y cada uno de los vecinos que vienen a hacer un trámite tiene que ver que cada vez lo hacemos mejor. Estoy entusiasmada con la etapa que puede comenzar, dando la tranquilidad a todos los trabajadores de que yo me sumo a ellos y es con ellos con quien quiero trabajar. Como primera medida, haremos una reunión de todo el plantel, algo que me dicen que nunca hubo.

Fuente: el tribuno

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.