Tartagal, sin Concejo Deliberante y en medio de una insólita disputa

Los concejales oficialistas tuvieron que ocupar la Intendencia y la presidencia del cuerpo, se quedaron sin mayoría y no brindaron quórum en el cuerpo legislativo.

Una fuerte polémica se desató una vez más en la ciudad de Tartagal tras la fallida sesión del Concejo Deliberante del martes pasado. Ocurre que por cuarta vez en el año y en circunstancias coincidentes, los concejales del oficialismo no dieron quórum y dejaron a la oposición “con las ganas”.

Siendo que es una situación que se repite cada vez que el oficialismo se coloca en minoría, debido a “un déficit” en su bloque de concejales, desde la opositora bancada radical salieron a manifestarse fuertemente, advirtiendo de lo “peligroso y antidemocrático” de estas maniobras que se vienen dando desde hace dos años, luego de la elección del exintendente Sergio Leavy como diputado nacional, cuando aún le faltaban completar dos años al frente de la comuna.

Como se recordará, cuando tuvo que asumir en el Congreso de la Nación, Sergio Leavy dejó al frente de la Intendencia a su hermano y presidente del Concejo Deliberante, Eduardo Leavy, quien ocupó inicialmente el cargo de intendente en forma interina. Pese a los planteos que llegaron hasta la Corte de Justicia para llamar a elecciones y elegir a un nuevo jefe comunal, el estado de interinato se mantuvo y provocó un cambio de autoridades en el cuerpo de concejales que dejó con menos ediles al bloque oficialista. De esta manera Eduardo Leavy pasó a ser intendente de Tartagal y Jorge Gabito, presidente del Concejo.

Pero ocurre que cuando Leavy se ausenta, Gabito debe ocupar la comuna y dejar a Ramona Jaime al frente del Concejo y es en estas circunstancias cuando el oficialismo pierde la mayoría y opta por no prestar quórum.

Para el concejal radical Santiago Vargas, “el juego siempre fue imponer la mayoría, hacer uso y abuso de la Carta Orgánica, interpretar a su manera el reglamento interno”.

Vargas destacó que el martes pasado llegaron al límite. “Estábamos los cuatro concejales radicales, más el concejal Arias, que antes estaba en el oficialismo y se dio por terminada la sesión por falta de quórum. Pedimos la palabra pero Ramona Jaime dio por levantada la sesión y nos cortaron el micrófono. Esa es una actitud peligrosa y autoritaria”, aseguró Vargas.

El edil desmintió también que su bloque haya maltratado al personal del Concejo como intentaron hacer creer. “En ningún momento increpamos a nadie. Ellos están acostumbrados a manejarse así”, expresó.

Vargas sostuvo también que mediante estas maniobras ponen en riesgo la institucionalidad del Concejo. “Temen que teniendo la mayoría, la oposición presente una moción para el cambio de autoridades, lo cual se dispone por mayoría simple, pero ellos aseguran se necesita mayoría especial. Interpretan a su antojo y conveniencia el reglamento interno”.

“Hubo censura”

El diputado provincial por San Martín, Mario Mimessi, calificó de bochornoso el incidente político en el Concejo y aseguró directamente que se censuró la palabra a los concejales de la oposición. Se refirió a la fragilidad institucional que existe en el cuerpo deliberativo y recordó que todo esto se pudo evitar si se llamaba a elecciones como lo indica la Constitución provincial, para elegir al nuevo intendente. “Se está acabando una gestión que solo demostró fortaleza con prepotencia y que este martes demostró el autoritarismo con el que se manejan las cosas en Tartagal. Hoy más que nunca Tartagal está bajo una frágil situación institucional, lo que se pudo haber evitado si se llamaba a elecciones. Hoy cabe esperar que haya una renovación dirigencial y ahí los radicales vamos a picar en punta”, asegu ró.

Fuente: El tribuno salta

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.