River se hace fuerte en casa: Derrotó por 2 a 0 a Cerro Porteño

River tuvo un gran arranque y aunque sacó buena ventaja, pudo y debió ser mayor. Ahora, toca ir Paraguay.

Hay un grito de guerra que une las gargantas en Núñez y define el presente que se vive hace más de cinco años. El “Muñeeeco, Muñeeeco” es la canción que más fuerte retumba por estos días en el Monumental. La muestra absoluta del sentimiento que envuelve al mundo River: puede ganar, empatar o perder, pero es muy difícil que los hinchas no vean a un equipo competitivo, ambicioso y decidido. Mucho más si se trata de una noche de Copa Libertadores, esas que ya se volvieron una suerte de ritual de la mano de Marcelo Gallardo. Y esta noche volvió a suceder, conuna victoria por 2-0 ante Cerro Porteño en la ida de los cuartos de final, que no llegó a marcar por completo la diferencia que hubo en el terreno de juego

Es que, paradójicamente, la supremacía futbolística no se tradujo en una sucesión de goles, tal como había sucedido en los triunfos previos de Superliga ante Lanús por 3-0 y frente a Racing por 6-1. Así, logró la ventaja a través de un penal correctamente sancionado en cada tiempo (marcaron Nacho Fernández y Rafael Borré), aunque el fiel reflejo de su ideología quedó sellado tras el 2-0: Cerro Porteño sacó del medio y la posesión de la pelota le duró solo cuatro toques, asfixiado por un River que se posicionaba y presionaba alto como si estuviese en desventaja por dos goles. Así es el equipo de Gallardo.

Tras el gran resultado que sacaron los primos de la Boca en la altura de Quito, River ya piensa en un cruce en semis.

Con un pie en semifinal, el River de “Napoleón” se prepara para recibir a Talleres, partido que juega por la Super Liga el día domingo a las 17:45.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.