Revés judicial para Lula: un tribunal ratificó una condena por 12 años y 11 meses en un caso de corrupción

Los magistrados votaron en contra de la decisión del Supremo Tribunal Federal (STF), que declaró inconstitucional la prisión de una persona en segunda instancia. El Tribunal Regional Federal de la Cuarta Región elevó la sentencia a 17 años.

La Justicia brasileña ha aumentado la pena contra Luiz Inácio Lula da Silva, expresidente de Brasil (2003-2010), en el caso Atibaia, en sentido contrario a una orden dictada por la Corte Suprema, que permitió la liberación del líder del Partido de los Trabajadores (PT).

Por unanimidad, el Tribunal Regional Federal de la Cuarta Región (TRF4) decidióaumentar la pena a Lula da Silva de 12 años y 11 meses a 17 años, un mes y 10 días de prisión por los delitos de corrupción pasiva y lavado de dinero.

El relator del caso Lava Jato João Pedro Gebran Neto, fue el primero en emitir su voto en la sesión. Tras la decisión de Gebran Neto, el magistrado Leandro Paulsen votó en el mismo sentido que su antecesor, ampliando la pena de prisión para Lula da Silva.

Previamente, tanto Gebran y Paulsen habían rechazado anular la sentencia  que condenó a Lula a 12 años y 11 meses de prisión por presuntamente haberse beneficiado de obras millonarias en una vivienda en Atibaia, al interior de San Paulo, dentro de un esquema de corrupción que involucró a las constructoras Odebrecht, OAS y Schahin, a cambio de contratos con Petrobras.

Por mayoría, los magistrados desestimaron la decisión del Supremo Tribunal Federal (STF), que anulaba sentencias en segunda instancia cuando los procesados no hubieran agotado todos los recursos. Tras este fallo, el pasado 8 de noviembre Lula da Silva fue liberado de la Superintendencia de la Policía Federal de Curitiba, en el estado de Paraná.

Finalmente, el presidente del TRF4, Carlos Thompson Flores, confirmó el aumento de la sentencia a Lula da Silva.

¿Qué sigue?

Con esta decisión del Tribunal Regional Federal TRF4, el expresidente de Brasil (2003-2010) no volvería a prisión inmediatamente, ya que se tendrían que agotar los recursos de la defensa del líder petista. Sin embargo, se trata de un paso más hacia una posible condena que lo podría conducir de nuevo a la cárcel.

Con esta decisión, Lula acumula dos sentencias en segunda instancia, tras el caso del apartamento Triplex, por la que estuvo preso 1 año y siete meses. Lula da Silva aún tiene seis procesos más abiertos ante la Justicia brasileña.

Respuesta de Lula

Tras la sentencia del Tribunal Regional, el exmandatario brasileño reafirmó una vez más su inocencia.

“Ganaré cada proceso contra mí desenmascarando sus mentiras. Mi inocencia está probada en el expediente del caso. No tienen pruebas, lo que tienen es una tesis: que Lula no puede ser liberado”, tuiteó da Silva.

 

Fuente: el tribuno

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.