Los perros sueltos y agresivos se adueñaron de las calles y continúan los ataques

CERRILLOS

Muchos vecinos piden la urgente intervención de las autoridades. Dos mujeres fueron atacadas en plena plaza principal de la localidad.

Continúan los reclamos de vecinos de Cerrillos, que manifiestan que se vive un clima de inseguridad constante a causa de la gran cantidad de perros sueltos en la vía pública. María Victoria, una docente del lugar, contó que hace pocos días dos mujeres, una adulta mayor y una adolescente fueron mordidas en plena plaza central del pueblo. Estos hechos se suman a una larga lista de ataques, muchos de ellos con consecuencias gravísimas para las víctimas como es el caso de Custodio Aguilera, de 97 años, quien fue brutalmente herido hace un año por cuatro perros pitbull en barrio Sivero. Pese a las denuncias “no hubo responsables”, contaron los familiares.
En aquella ocasión, sus allegados y vecinos pidieron que todas las instituciones y sectores de Cerrillos tomen consciencia de “que hay que hacer algo. Que estas cosas no pueden seguir sucediendo”. Sin embargo, nada cambió y las víctimas siguen multiplicándose.
También se denunció públicamente la presencia de perros agresivos y de razas peligrosas que deambulan sueltos en el céntrico barrio Antártida Argentina. Nadie se hace responsable de ellos, ni se establecieron controles desde el municipio y de las fuerzas de seguridad a fin de dar con sus propietarios. Ya han atacado no solo a personas sino también a otros animales.
Otro de los casos que preocupó a la comunidad fue la muerte de una veintena de ovejas, a causa del ataque de una jauría de perros que luego devoraron alguno de los ovinos.

Los vecinos piden la urgente intervención de la Municipalidad y el Concejo Deliberante para controlar una situación que parece estar desbordada.

Los puntos críticos se distribuyen en todo el municipio. En la zona centro va desde la plaza central hasta el barrio Antártida Argentina, calle Hugo Saravia Cánepa y calles aledañas, 42 Viviendas, Juan Velarde, Sivero, zona de la Estación, calle Islas Malvinas, Libertad, entre otras.

Ley salteña sobre tenencia responsable

Salta cuenta con una ley desde 2012, que prevé multas y hasta arresto. En 2012 se aprobó en Salta una ley impulsada por el entonces diputado cerrillano Omar Soches, que obliga a los propietarios a registrar los perros de razas consideradas potencialmente peligrosas.

Estipula que los dueños de animales que produzcan lesiones a otra persona tienen una responsabilidad civil que implica hacerse cargo de los costos del tratamiento de la víctima.

“El propietario del animal que haya mordido a una persona y que no esté inscripto, incluso podría ser arrestado”, explicó en su momento el legislador.

La norma menciona razas como rottweiler, pitbull y dogo, entre otras. Considera peligrosos a los canes que por su naturaleza agresiva, tamaño o potencia de mandíbula tengan capacidad de causar la muerte o lesiones graves a personas o a otros animales.

Intentos de regulación

En Salta hubo muchos intentos infructuosos de regular la tenencia de perros considerados potencialmente peligrosos. En 2011 el Concejo Deliberante de Metán anunció con bombos y platillos la creación de un registro municipal de razas peligrosas, en el que los propietarios de este tipo de ejemplares debían inscribirse y obtener así una credencial de tenencia. Se estableció una serie de exigencias, multas y se prohibió la permanencia en espacios públicos de animales que carezcan de correa o cadena de menos de un metro y medio de longitud, además de bozal.
Los concejales metanenses tipificaron como agresivas a las razas pitbull terrier, rottweiler, dóberman, dogo argentino, dogo de Burdeos, fila brasileño, mastín napolitano, presa canario, staffordshire, bull dog, entre otras.
Además, incluyeron en esta categoría a los ejemplares de cualquier raza con antecedentes de haber atacado a una persona.

Aunque el tema tuvo gran repercusión mediática, la iniciativa cayó en desuso tanto en Metán como en Cerrillos, donde luego de anunciarse no llegó a aplicarse jamás, al igual que en otros municipios que habían expresado medidas de este tipo.

Y fue así que los perros ganaron nuevamente la calle y los ataques continúan ocurriendo, muchos de ellos con consecuencias irreparables para las víctimas.

Fuente:(eltribuno).-

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.