“La iglesia parece invadida por la moda de la homosexualidad”

El Papa Francisco está “preocupado” por el número de sacerdotes y religiosos homosexuales. Estima que la Iglesia católica podría verse invadida por la “moda” de la homosexualidad, según reveló un libro de entrevistas publicado el sábado en Italia.

                                                              El Papa Francisco aseguró estar preocupado por el amplio número de sacerdotes y religiosos homosexuales.

“La homosexualidad es un asunto muy serio que debe ser discernido adecuadamente por los candidatos” al sacerdocio y a la vida religiosa, declaró el pontífice argentino en el libro titulado “La fuerza de una vocación” que será publicado en diez idiomas.

El Papa Francisco está “preocupado” por el número de sacerdotes y religiosos homosexuales, estimando que la Iglesia católica podría verse invadida por la “moda” de la homosexualidad, según reveló un libro de entrevistas publicado el sábado en Italia.

La homosexualidad un asunto serio

“La homosexualidad es un asunto muy serio que debe ser discernido adecuadamente por los candidatos” al sacerdocio y a la vida religiosa, declaró el pontífice argentino en el libro titulado “La fuerza de una vocación”. “En nuestras sociedades, incluso parece que la homosexualidad está de moda y esta mentalidad, en cierto modo, también afecta la vida de la Iglesia”, agregó. “Es algo que me preocupa”.

Tras su elección en 2013, el Papa Francisco adoptó un tono más acogedor con los homo-sexuales, lanzando su ahora famosa frase “¿Quién soy yo para juzgar?” y recibiendo a parejas homosexuales. Pero su postura sobre la homosexualidad sigue siendo la de la Iglesia.

Un documento oficial de 2005 prohíbe el acceso al sacerdocio a cualquier hombre con tendencias homosexuales, aunque muchos obispos optan por hacer la vista gorda, especialmente debido a la drástica caída de las vocaciones .

Francisco pide a los responsables de los seminarios y noviciados que mantengan los ojos abiertos e incluso detecten candidatos que podrían desarrollar “más tarde” estas “tendencias”.

“En la vida consagrada y el sacerdocio, no hay lugar para este tipo de afecto, por eso la Iglesia recomienda que las personas con este tipo de tendencia profundamente arraigada no deben ser aceptadas en el ministerio o la vida religiosa”, explicó el pontífice argentino.

Fuente:(nuevodiario).-

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.