La Iglesia admite que atraviesa un momento crítico

 Monseñor Ojea criticó duramente la gestión de Mauricio Macri.

En el comienzo de la Asamblea Plenaria de obispos, el presidente de la Conferencia Episcopal Argentina (CEA), Oscar Ojea, hizo ayer un mea culpa y advirtió que la Iglesia atraviesa un “momento crítico”, al tiempo que trazó un duro panorama sobre la marcha de la gestión de Mauricio Macri y alertó que la crisis económica “resiente la confianza en la dirigencia política”.

“Estamos terminando un año sumamente difícil. Muchos acontecimientos que hemos vivido en los últimos meses nos han provocado perplejidad y, al mismo tiempo, nos plantean grandes desafíos pastorales”, advirtió Ojea en su misa de apertura.

Mencionó entre ellos “la habilitación del debate sobre el aborto y su repercusión en muchos jóvenes”, el fenómeno posterior de las “apostasías”, las denuncias de abusos en colegios religiosos y “ataques a la persona del Santo Padre desde dentro y desde fuera de la Iglesia de un modo que no tiene precedentes”.

“Todo esto lo hemos vivido en medio de una crisis social y económica que golpea a todo el pueblo argentino, y que va resintiendo la confianza en la dirigencia política, aumentando el malhumor social, el enojo y la intolerancia que hace muy crispada la convivencia”, advirtió Ojea ante decenas de obispos en la casa de ejercicios El Cenáculo (La Montonera) en Pilar.

En su mensaje, Ojea señaló que el Episcopado no debe reaccionar con “ira, enojo o victimización”, ni “paralizarse e inmovilizarse”, sino que se debe reconocer que “en muchas de estas situaciones” la Iglesia ha tenido su “parte de responsabilidad”.

“Podemos sentirnos rechazados y pensar que a Jesús le pasó lo mismo. Un pensamiento parecido a: “Nosotros estamos bien, los equivocados son los demás”. Esto no es justo ni totalmente honesto. En muchas de estas situaciones hemos tenido nuestra parte de responsabilidad. Esto nos debe hacer pensar en nuestra propia conversión personal y pastoral. Y hacer un profundo examen de conciencia”.

Y, luego de la polémica por la misa en la Basílica de Luján con la participación de varios sindicatos críticos del Gobierno, liderados por Hugo y Pablo Moyano, y referentes del kirchnerismo, Ojea llamó a “cuidar la unidad del Episcopado” a partir de un diálogo interno “sincero, profundo y valiente” para superar diferencias.

“Hoy más que nunca debemos cuidar y defender la unidad de nuestro Episcopado, buscando plantear de frente nuestros acuerdos y desacuerdos, no permitiendo que el espíritu del mal logre dividirnos. Es tiempo de diálogo sincero, profundo y valiente entre nosotros. Un diálogo así nos enriquece y favorece nuestra unidad”, apuntó.

Análisis de la realidad

La asamblea plenaria se inició con el habitual intercambio pastoral sobre la realidad en las distintas diócesis, y a las 19.30 se celebró la misa de apertura del encuentro. El 20 de octubre pasado, el

arzobispo de Mercedes-Luján, Agustin Radrizzani, celebró una misa por la “paz, pan y trabajo” frente a la Basílica, en un acto organizado por los sindicalistas Hugo y Pablo Moyano, quienes

participaron en primera fila junto a figuras de la oposición kirchnerista. La misa generó un cortocircuito de la Iglesia con el Gobierno y cierta tensión entre los miembros del Episcopado, por lo que

el obispo de Mercedes-Luján debió pedir “perdón” públicamente.

Fuente:(eltribuno).-

 

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.