Imputaron al salteño jugador de Boca Jrs. por “lesiones graves”

El futbolista, Luciano Giménez Alanda, admitió haber discutido con la víctima de 21 años. El hecho ocurrió en zona de Salón Vip

El futbolista de 18 años Luciano Giménez Alanda pasó de momentos de ensueños como uno de los jugadores que militan en las canteras de Boca Juniors, al tormentoso universo penal tras ser acusado de golpear salvajemente a otro joven de 21 años a la salida de un boliche. El hecho ocurrió el sábado 29 de diciembre último, según fuentes oficiales en la zona de la terminal donde funcionan algunas discotecas bailables. El joven talentoso fue imputado el sábado pasado por el delito de “lesiones graves” y sigue privado de su libertad.

Según trascendió a través del portal oficial del Cuerpo de Investigaciones Fiscales (CIF) el salvaje ataque ocurrió el viernes 29 de diciembre, cuando la víctima de 21 años fue agredido por el futbolista, golpiza que según la fuente lo habría dejado con lesiones graves poniendo en riesgo su vida. Si bien no se precisa el lugar exacto donde sucedió, el presunto enfrentamiento se desató afuera del boliche bailable Salón Vip, también se desconocen los motivos que condujeron al enfrentamiento.

Tras la agresión Luciano Giménez Alanza se habría dado a la fuga, inmediatamente ordenaron un pedido de captura. Casi una semana después fue detenido por las fuerzas de seguridad y puesto a disposición de la Justicia, la Fiscalía Penal número 4 en turno, a cargo de la doctora Gabriela Dávalos, llevó a cabo los primeros pasos de la investigación y determinó dejar detenido al agresor.

Veinticuatro horas después de su detención, el jugador de Boca Jrs. fue imputado por el delito de “lesiones graves” en perjuicio del joven de 21 años, quien sigue internado en estado delicado. Tras conocer los cargos que pesan sobre él, el acusado decidió declarar confirmando que estuvo en el lugar y se enfrentó con otro muchacho. En su relato, el imputado se desvinculó de la gravedad del asunto señalando que si bien tuvo un altercado nunca llegó a golpear salvajemente al otro muchacho.

La misma fuente informó que en el momento del ataque la víctima estaba afuera del boliche y al parecer procedía a retirarse del mismo cuando el futbolista, número 9 de las inferiores xeneizes, irrumpió en escena junto a un grupo de otros hombres. El diagnóstico del damnificado fue un coagulo en el hígado, fractura en una costilla y hemorragia interna lesiones que pusieron en riesgo su vida.

En medio de la investigación de lo ocurrido en vísperas de fin de año en la zona de la terminal, esperan que el joven víctima de la brutal agresión se recupere para tener su testimonio. En tanto el joven talentoso, jugador del club de La Ribera, seguirá detenido.

Del sueño al calvario

Por estas horas el joven jugador de Boca atraviesa una complicada situación.

Con apenas 18 años y todo un futuro deportivo y personal por delante Luciano Giménez Alanda afronta por estas horas una complicada situación penal que lo tiene tras las rejas acusado de haber golpeado salvajemente a otro muchacho de 21 años. Si bien reconoció haber estado en el lugar y mantenido una discusión con el damnificado, en sus declaraciones admitió no haber llevado a cabo la feroz golpiza que dejó grave a un joven el viernes 29 de diciembre. Sin embargo, el jugador también deberá responder por el tiempo en que fue buscado por la Policía con pedido de detención.

Con 15 años Giménez Alanda fue transferido del club salteño Central Norte al Xeneize, desde entonces desarrolló su carrera futbolística en uno de los clubes más importantes del país y el continente. Conocido con el apodo de “Trompi”, el goleador pasó por diversas divisiones en el club de La Ribera, y en el último tiempo había desembarcado en la quinta categoría e incluso alternaba partidos con la reserva azul y oro.

Los medios especializados lo describen como un nueve con olfato goleador de buen pie y capaz de impactar la redonda con ambas piernas. En el plano internacional es seguidor y fans de goleadores como Suárez y Lewandowski, mientras que en el país sigue e intenta copiar al artillero xeneize, Benedetto. En abril del año pasado el joven goleador disfrutaba de su momento tras convertir tres goles frente a Chacarita, hoy atraviesa un calvario acusado de golpear a otro hombre a la salida de un boliche en esta ciudad.

Fuente:(eltribuno).-

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.