Golpeaban a sus hijas por no querer comer, y ahora serán sentenciados.-

Una pareja espera que el Tribunal dicte la sentencia por haber maltratado a dos pequeñas y engañado a autoridades sanitarias.

Imagen ilustrativa.-

 

Se desarrollan las últimas instancias en el juicio que se sigue contra Tamara Betsabé Febes Chiliguay y su pareja, Luis Marcelo Zerpa por un hecho de violencia respecto a dos menores de edad, hijas de la mujer, donde una de ellas fue gravemente lesionada en la zona abdominal porque “no quería comer”, en la ciudad de Salta.

Según lo fijado por el Tribunal de la Sala III, Luis Marcelo Zerpa está imputado por los delitos de tentativa de homicidio simple en perjuicio de una niña de 4 años y lesiones leves en perjuicio de la otra hija de su pareja, mientras que Tamara Betsabé Febes Chiliguay será juzgada por los delitos de tentativa de homicidio agravado por el vínculo y lesiones agravadas

La investigación se inició a partir de una solicitud del Hospital Materno Infantil, donde ingresa el día 27 de Noviembre pasado una menor de 4 años “en estado desesperante” según consignan los médicos como consecuencia de múltiples golpes. La niña fue diagnosticada como paciente que presenta traumatismo de abdomen con ruptura de estómago y múltiples lesiones en el cuerpo, que van desde lasceraciones hasta hematomas en distintos estadios de evolución en el tiempo.

La madre adujo que la niña se había caído en una pileta tipo pelopincho y se había golpeado y llegó a responsabilizar a su otra hija por los golpes.  Ante esto, el fiscal solicitó una serie de medidas, entre ellas la realización de una cámara gesell a una de las niñas, donde sin dudar responsabilizó a su padrastro por el hecho y dijo que era porque su hermanita no quería comer. Dijo que el acusado le asestó golpes de puño en el estómago y la dejó tirada en la pileta, entre otros detalles aportados. Esta niña sostuvo además, que tanto su hermana como ella misma, eran víctimas de golpes propinados por Zerpa en forma constante, lo cual fue verificado a través de revisaciones médicas y testimonios.

La jueza Carolina Sanguedolce recibió ayer los testimonios de familiares de las víctimas, una docente de una de las niñas y profesionales del Cuerpo de Investigaciones Fiscales que intervinieron en la investigación. Para hoy y mañana esta prevista la etapa de alegatos, y posterior sentencia. Fuente:(intra).-

 

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.