Fue a comprar pancito, pero nunca volvió: apareció muerta en la vereda.-

“Es una señora grande pero es una vida, puede ser la madre de cualquiera. Ni se preocuparon por taparla”, reclamaron los vecinos.

 

Una salteña murió ayer a la mañana, alrededor de las 10, al salir de una panadería en barrio Santa Ana 1. Tendría entre 60 y 70 años. Según los testimonios de las últimas personas que la vieron con vida, estaba pálida, “más amarilla de lo común”.

“Vino como todos los días y me pidió mignones que lleva siempre, es clienta, pero no sé de dónde es”, contó conmovida Silvia Rodriguez, empleada de la panadería.

Según publica FM Aries, los testigos denunciaron que hubo tardanza y desinterés por parte de los profesionales que arribaron al lugar.

“La ambulancia tardó muchisimo, habían pasado más de 10 minutos, no venía y ella aún respiraba, asi que fuimos a buscar alcohol, pero ya cuando volvimos ya no respiraba”, continuó su testimonio Rodriguez. “Es una señora grande pero es una vida, puede ser la madre de cualquiera. Ni se preocuparon por taparla”, se lamentaron. (QUEPASASALTA).-

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.