En Salta, marcharon en contra del gatillo fácil

Entre los casos más sonados en el último tiempo se encuentra el crimen de Jorge Farfán, su familia y sus amigos se manifestaron en esta capital.

Como en el resto de las ciudades de Argentina, en la tarde de ayer, familiares y amigos de víctimas de gatillo fácil en la provincia marcharon por las calles de la ciudad. Jorge David Farfán volvió a alzar la figura de su hijo en una pancarta; el joven tenía el mismo nombre de su padre, lo apodaban “Gury” (24) y fue asesinado el 23 de febrero último en el barrio Santa Ana, publicó El Tribuno.

Otro de los hechos signados por el pésimo accionar policial es el de Nahuel Salvatierra (17), el menor que recibió un tiro en el cráneo el 3 de enero de 2018 en el barrio Solidaridad y por el cual la Justicia condenó a perpetua al excabo Juan Carlos Cardozo, y con una pena menor al exsargento Gastón Aguilera, quien recibió 2 años y 5 meses.

Organismos de Derechos Humanos de la provincia también recuerdan las muertes de Gabriel Mura Ortiz, asesinado de atrás en el barrio Sarmiento; Diego Federico Quiroga (32), asesinado en el barrio El Círculo, y Nahuel Franco (15), muerto en villa 20 de Junio, entre otros.

La marcha de ayer arrancó a las 17 y al son de “yo sabía, yo sabía que a Gury lo mató la policía…” fue por la avenida Belgrano, pasó por la Jefatura de la Policía, sobre calle General Güemes, y luego se dirigió hasta la plaza 9 de Julio donde se concentraron.

“Quiero agradecer a todos los que nos apoyan, realmente se volvió a sentir el apoyo de muchísima gente. Lo que hicieron con mi hijo fue una atrocidad y estamos esperando que los policías asesinos del barrio Santa Ana en coautoría con la familia Contreras paguen por el asesinato”, dijo Farfán.

Según el padre del joven de 24 años a quien llamaban Gury, el diagnóstico fue “traumatismo de cráneo, traumatismo cerrado de pecho y traumatismo de abdomen”. Y agregó: “A pesar de todo eso, esos policías siguen trabajando y esperamos que alguna vez llegue a su fin toda esta impunidad que venimos sufriendo”.

El último hecho vinculado a este tipo de prácticas en manos de los uniformados se produjo el lunes a la mañana; las áreas de las fuerzas de seguridad correspondientes investigan el accionar de al menos cinco uniformados de la comisaría décima, quienes están bajo la lupa tras la muerte de Exequiel Gallardo (22). Según la familia del joven, la Policía lo patoteó hasta matarlo, el hecho ocurrió en Finca Independencia.

Fuente: Informate Salta

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.