El PAMI negociará con los laboratorios y pagará directo a farmacéuticos para bajar los precios

Corrió del medio a dos de las tres cámaras empresarias; el tercer convenio termina el 31 de marzo de 2019. Cómo es el antecedente con el que bajó 70% los precios de medicinas oncológicas.

 

El PAMI es la obra social más grande de Latinoamérica. En la Argentina, tiene el 40 por ciento del mercado; compra la gran mayoría de los remedios que se comercializan mediante obras sociales y prepagas. La entidad pública quiere hacer valer ese peso para bajar los precios de los medicamentos.

Para eso que cambió el sistema de compra de medicinas ambulatorias, es decir, que no son de alta complejidad ni de alto costo. Desde este mes, dejará de negociar con las cámaras empresarias como intermediarias y pasará a realizar operaciones mano a mano con los laboratorios. Busca, de esta manera, que haya más competencia y que esa competencia baje precios.

Como referencia, en PAMI citan las licitaciones para adquirir 23 drogas oncológicas que se realizaron este año y que significaron una baja en los precios de 1400 millones de pesos o del 68% interanual, al abrir el juego a más participantes. El presidente Mauricio Macri citó el ejemplo, aunque desde el organismo estatal aclararon a Todo Noticias que no creen que sea posible replicar esa rebaja en la compra de medicamentos ambulatorios.

Los cambios que implementó el organismo que dirige Sergio Casinotti son, a grandes rasgos, tres:

1 – Negociar sin intermediarios

Pami deja de negociar con las cámaras que nuclean a los laboratorios para pasar a hacerlo, mano a mano, con cada laboratorio.

La decisión, que estaba prevista para la compra de medicamentos a partir del 1 de abril de 2019, se precipitó porque las dos cámaras que nuclean a laboratorios de origen nacional, Cilfa y Cooperala, manifestaron que interrumpirían los contratos que habían firmado a principios de año con PAMI porque la disparada del dólar incrementó los costos y les era imposible seguir proveyendo medicamentos a los precios pactados. En cambio, CAEME, que representa a las empresas multinacionales, continuará con el contrato hasta el 31 de marzo del año que viene.

Fuentes de PAMI consultadas por este medio indicaron que, además, la negociación sin intermediarios permitiría a unos cinco o seis laboratorios que no están nucleados en ninguna cámara venderle medicamentos a la obra social. O, dicho de otra forma, los jubilados y demás afiliados a PAMI que vayan a la farmacia a adquirir sus remedios tendrían disponible ahora una oferta adicional.

2- PAMI pagará a las farmacias

Con la caída de los convenios con las cámaras de laboratorios, PAMI modificará los esquemas de pago de medicamentos. Dejará de enviarles el dinero a las empresas productoras de remedios, a través de las entidades que los representan, y depositará el efectivo a los colegios provinciales de farmacéuticos.
La diferencia puede parecer menor, pero no lo es tanto. Al eliminar la intermediación de los laboratorios, el organismo se asegura de que el dinero de forma más directa a los farmacéuticos. Esto permitiría desactivar demoras en la cadena de pagos que, a veces, ponen en vilo la prestación del servicio.

3- Farmapami, la auditoría propia

Desde que se firmó el primer convenio entre el PAMI y las cámaras de laboratorios, en 1997, la validación de recetas corría por cuenta de las entidades empresarias, con un sistema llamado Farmalink. Dicho sencillo, las empresas le acercaban a PAMI la cuenta que debía pagar la obra social.
Con el lanzamiento de Farmapami ese contralor quedará a cargo de la obra social estatal, que tendrá herramientas de auditoría más detallada de lo que se vende y lo que se paga.

Fuente:(eltribuno).-

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.