El clásico histórico se jugará en el Gigante del Norte y solo con hinchas albos

 

El histórico clásico salteño que se viene, que definirá el domingo que, al menos, uno de los dos descienda de categoría, considerado de altísimo riesgo por el contexto, se jugará sin la presencia de hinchas de Juventud Antoniana, en el Gigante del Norte y solo con público albo.

A esta decisión la tomaron unilateralmente y prácticamente sin dudarlo los dirigentes millonarios tras la reunión de anoche de comisión directiva. Y esgrimieron como argumento que no están dispuestos a resignar la localía, teniendo en cuenta que se especulaba que, de jugarse con ambas parcialidades, la Policía sugeriría mudar el “picante” partido al Martearena por razones de seguridad. Además, existe el temor de que, en caso de consumarse el descenso antoniano, algunos hinchas puedan “desquitarse” con las instalaciones de la Vicente López.

Quedó confirmado que el clásico se jugará el domingo y en principio el Consejo Federal estipuló el horario unificado de las 18 para todas las definiciones. “Somos locales y decidimos jugar con público local, por la seguridad, el contexto y una suma de factores.

En esta instancia decisiva tenemos que priorizar lo deportivo por sobre lo económico, ya que la recaudación sería la única contra que tendríamos si no van los visitantes. Y es lo más sensato para nuestros hinchas, para los vecinos, para garantizar la seguridad”, dejó sentado el titular de Gimnasia, Marcelo Mentesana, en diálogo con El Tribuno.

Por su parte, la Policía se manifestó al respecto dejando en claro que si la decisión de Gimnasia es jugar solo con locales ni el Ministerio de Seguridad, ni la Policía ni Juventud tienen la potestad de torcer esa decisión: “Los dirigentes de Gimnasia están en su facultad de jugar solo con locales. El tema es si su voluntad sería jugar con ambos públicos, al tratarse de un partido de alto riesgo. De ser así, se hubiese convocado a una reunión del Consejo de Espectáculos Deportivos”, expresó un vocero policial.

 

 

Fuente: El tribuno

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.