Descubren una gran estafa contra el hospital Juan Domingo Perón, de Tartagal

Hasta el momento no pudo determinarse la cifra exacta de la que se apropiaron empleados del nosocomio actuando en connivencia con proveedores y a través facturas mellizas.

a maniobra era sencilla pero el daño patrimonial a las arcas del hospital de cabecera de la zona Juan Domingo Perón, con asiento en Tartagal, es al menos hasta el momento difícil de calcular; tampoco resulta fácil determinar desde cuando se venía realizando las maniobras fraudulentas ni el número de proveedores involucrados.
Lo único certero es que hace un mes la Gerencia del hospital presentó todos los elementos de prueba a la oficina de Asesoría Legal del Ministerio de Salud de la provincia. Tampoco se sabe con certeza si ya se inició la investigación o si se realizaron presentaciones en la Justicia, de lo que configuraría delitos varios, que hasta podrían llegar a la asociación ilícita.

Todo comenzó cuando -por alguna razón que seguramente será también materia de investigación- una persona anónima hizo públicas facturas que pertenecen a una casa comercial de Tartagal dedicada a la fabricación de bolsas y envases plásticos, proveedora del hospital Juan Domingo Perón, las que registran importes totalmente diferentes entre el original y la copia.

Por caso, la Factura N° 00032960 presenta en la copia el importe de 18.920 pero en el original de la misma la suma es de $305. La diferencia, además de lo abismal, es que en la de mayor monto existe una descripción pormenorizada de los insumos provistos al hospital, entre ellos rollos de papel de toallas, cajas de toallas intercaladas y bolsas negras de residuos de diferentes tamaños. Ambas facturas están fechadas el 9 de mayo de 2018.
El médico José Fernández, como gerente general dijo que “toda la información que llegó a mi conocimiento se la trasladé inmediatamente al Ministerio de salud de la provincia y a la oficina legal del Ministerio hace aproximadamente un mes por tanto toda esta situación está en conocimiento de mis superiores”.
Fuente: el tribuno

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.