Cargnello recibirá a los que denunciaron al excura Lamas

Dos personas denunciaron a Lamas por abusos sexuales que habrían sufrido durante su adolescencia en Rosario de Lerma. Hasta el momento el arzobispo guardaba silencio.

Ayer por la mañana los denunciantes del exsacerdote Emilio Lamas, Juan Carlos García y Carla Morales, se concentraron en inmediaciones de la catedral para luego entregar un petitorio al arzobispo Mario Cargnello. Acompañados por un puñado de manifestantes, entre los que había militantes del Partido Obrero, se acercaron a las oficinas administrativas donde les informaron que serán recibidos el viernes a las 17.

Acudiendo a la Convención Americana sobre Derechos Humanos, solicitaron que “se nos informe y se nos permita el acceso a obtener copia de toda la documentación referida al proceso penal eclesiástico seguido contra Emilio Raimundo Lamas”, comenzaba el escrito.

La negativa del Arzobispado de Salta ante el pedido que realizó la Fiscalía N´ 1 de Unidad Delitos contra la Integridad Sexual sobre las actas eclesiásticas, fue cuestionada en el documento por “poner el derecho canónico por encima del derecho de acceder a la jurisdicción, a la información fundada y a conocer la verdad, de raigambre constitucional”. Además, advirtieron que en caso de “negativa o silencio”, accionarán judicialmente.

Ante la atenta mirada de transeúntes que se tomaban unos segundos para leer los carteles que rezaban: “Que la iglesia entregue las pruebas contra los curas pedófilos”, Carla, excatequista, explicó que “la gente debe entender, no es en contra los católicos. Mi mamá es muy católica y pudo hablar”. Además, llamó a otras posibles víctimas de abuso de sacerdotes: “Hay muchos curas que abusaron de niños y niñas, pero hay mucha gente que ya formó familia y tiene miedo de denunciar. Los curas no son santos. Hasta este año pensé que mi caso había prescrito, por eso no había hecho nada. Nosotros estamos poniendo el cuerpo, pero pueden denunciar con identidad reservada y comenzar a sanar porque abusaron de nuestra infancia”, animó.

Por otro lado, emocionado, Juan Carlos, antes de entrar al edificio, le pidió a Cargnello, al que acusó de no haberlos contactado aún, de que “colabore, ya que hay datos certeros que ellos pueden dar y que ayudarían a confirmar mi testimonio”. Luego ambos entraron a la oficina del Arzobispado, donde recibieron la carta y le dieron una audiencia para el viernes. Aunque advirtieron que “Cargnello nos podría haber recibido hoy”. Juan Carlos Belgrano, exsacerdote y sobreviviente de abuso sexual de uno de los casos más resonantes a nivel nacional, también acompañó la iniciativa pidiendo colaboración de la iglesia.

La Iglesia se ofreció a pagar el ADN del cura Balbi

En el juicio por filiación contra el sacerdote, autoridades quieren colaborar.

Cristian Vizgarra asegura que el sacerdote Eduardo Balbi es su padre. La historia de Vizgarra, quien creció creyendo que sus abuelos maternos eran sus padres, busca comenzar a cerrarse a través del juicio de filiación. Un ADN acabará con aquellos rumores y acusaciones que sufrió desde pequeño en Joaquín V. González, al ser señalado hasta hoy en día por ser “el hijo del cura”.

El proceso judicial se radicó en el Juzgado a cargo de la jueza Patricia Rahmer. La magistrada contó a El Tribuno que “la Iglesia ofreció pagar el ADN para que se hiciera más rápido”. El juicio canónico contra Balbi ya está en proceso.

El sacerdote envió una carta por intermedio de una persona del pueblo poniéndose a disposición. “Le dijimos que debería ponerse a disposición a través de un abogado”, afirmó la jueza. Vizgarra aseguró que tiene dudas y temores por las pruebas de ADN, ya que el sacerdote “tiene contactos”.

Ante la incertidumbre, Rahmer transmitió confianza : “Las muestras se envían a la farmacia de la Universidad de Buenos Aires, dirigido por el reconocido doctor Corach. Aunque las otras partes pueden proponer peritos de parte”, resaltó.

La jueza aseguró que también habían llegado a sus oídos los rumores de paternidad contra el sacerdote. Este medio publicó las otras denuncias que pesan sobre Balbi por abuso sexual a adolescentes en Joaquín V. González y Villa Primavera. “Cuando se hizo pública la denuncia, se han escuchado nombres de todas las supuestas víctimas”, contó Rahmer. Aunque advirtió que aún no se registran denuncias. “El de 40 años de hoy, cuando fue joven y hacía algo a cambio de bebida, consideraba que ellos eran los pícaros. Ese chico no se da cuenta que estaba siendo abusado. Es por el pensamiento machista”, advirtió. “Muchas de las señoras que iban a la iglesia dejaron de concurrir porque se sentían afectadas porque Balbi no era como lo que ellas pensaban que debía ser”, agregó.

Durante las audiencias eclesiásticas se puso en aviso sobre estas acusaciones. Loyola, el juez vicario, pidió que se acerquen a “denunciar”

Fuente:(eltribuno).-

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.