Cargnello llamó a “suprimir las grandes desigualdades sociales”

El arzobispo de Salta, en la homilía por la procesión de la Virgen y el Señor del Milagro se refirió al testimonio de fe de los peregrinos, a la defensa de la vida desde la concepción y la educación sexual, entre otros temas. 

Homilía previa al pacto de Fidelidad del arzobispo Mario Antonio Cargnello. Algunas de sus frases:

Peregrinos 

“Dan nuevo color y fuerza a la fiesta del Milagro. Ellos nos sugieren la imagen de de camino y así hemos vivido este tiempo de preparación, procurando recorrer la peregrinación interior que va desde nuestro corazón al corazón de Cristo y procurando aprender del Señor y de la Virgen el estilo de un verdadero discípulo misionero de Jesucristo. La palabra de Dios nos ha iluminado y a su luz hemos rezado y meditado llenándonos de la fuerza del Espíritu para partir desde el pacto del Señor y de la Virgen como misioneros, anunciadores de la dignidad de todos los hombres, misioneros de la comunión y la fraternidad de nuestra Nación, misioneros de la vida”.

Aborto 

“En estos momentos de la historia de la Patria, el compromiso cristiano con la vida se hace urgente, exigente. Desde su concepción en el seno materno hasta el último aliento, la vida de cada ser humano ha de ser respetada. Para nosotros, vivir es descubrirnos misioneros, es decir que decir hombres y mujeres conscientes de que la vida se alcanza y madura a medida que se la entrega para dar la vida a los otros. Permítame cumplir ahora con un deber, quiero agradecer a todos los hermanos laicos que se han puesto realmente en el hombro la defensa de las dos vidas. Algunos han sabido poner por encima de lo políticamente correcto la verdad que libera. Gracias misioneros de la dignidad de todos los hombres.

Desigualdades

“No agrada al padre Dios la miseria, el abandono y la exclusión en la que viven tantos hermanos nuestros. Los creyentes experimentamos la invitación provocadora de Dios a suprimir las graves desigualdades sociales y las enormes diferencias en el acceso a los bienes. La vida solo se desarrolla humanamente en la comunión fraterna y justa. Por ello, a los pies del Señor y de la Virgen del Milagro comprometámonos a no instalarnos en la comodidad y en la tibieza, en la mediocridad indiferente”.

Los jóvenes

“Centinelas del mañana en la feliz expresión de san Juan Pablo II. Ellos nos interpelan preguntándonos qué cultura, qué civilización estamos dejándoles. Ante ellos, estamos llamados a superar una cultura del tener hasta destruir al otro, de la ambición sin medida  que excluye y descarta, del placer sin compromiso que indigeste reciente. Por eso nuestro pacto de fidelidad a de ser una provocación a renovar nuestra confianza en la familia, apostar con seriedad por la escuela en todos los niveles de la educación y las etapas formativas de la persona, a revalorizar las instituciones que nos permiten vivir humanamente, evitando degradar la vida social. Fuente:(eltribuno).-

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.