Cambiemos ordenó sesión especial para desaforar a Cristina antes de fin de año y que Bonadio pueda meterla presa

En un final del período legislativo que encuentra a Macri feliz por el presupuesto pero con otros fracasos fuertes, el oficialismo quiere satisfacer a Bonadio en el caso del pacto con Irán por lo que llamó a sesión especial la semana próxima con el fin de desaforar a CFK. Cambiemos ruega quórum a Pichetto, pero los dos tercios necesarios para cumplir el objetivo parecen imposibles.

 

En el marco de una asociación que parece bastante articulada, Mauricio Macri busca satisfacer a Claudio Bonadio en la causa que investiga el memorándum con Irán por lo que ordenó que el bloque de Cambiemos en el Senado le quite los fueros a Cristina Fernández de Kirchner antes de fin de año para que el juez federal pueda meterla presa.

Según quedó confirmado, el radical Luis Naidenoff, los macristas Federico Pinedo y Humberto Schiavoni, además de los radicales Julio Martínez y Silvia Elías, secretaria parlamentaria del interbloque, pidieron a través de una carta, que la vicepresidenta Gabriela Michetti habilite una sesión especial para el martes 20 a las 16 con el fin votar el desafuero de la expresidenta antes que se venzan los plazos reglamentarios para su tratamiento.

“Vamos a estar trabajando en el tema para llegar antes del vencimiento de los tiempos establecidos entre el pedido del juez y la votación en el recinto; y vamos a llamar (a sesionar) y esperamos tener quórum para poder tratarlo”, había adelantado esta semana el senador Esteban Bullrich, uno de los que presionó puertas adentro del bloque oficialista para poner el tema en agenda.

Si bien el macrismo negocia con sectores del peronismo que encabeza Miguel Ángel Pichetto -vulnerado por la salida de dos senadores que se pasaron a las filas kirchneristas- la forma de conseguir quórum, en el oficialismo saben que incluso si logran la apertura a la sesión no reunirán la mayoría calificada de dos tercios que se requiere para aprobar el pedido de Bonadio.

El justicialista Dalmacio Mera, primo del gobernador salteño Juan Manuel Urtubey, lo tuvo cajoneado en la comisión de Asuntos Constitucionales, pero el martes vence el plazo para tratarlo en el recinto.

Cambiemos tiene sólo 25 votos, mientras que necesita 23 para quitarle los fueros a un senador por lo que será imposible sin un aporte de los 22 conducidos por el rionegrino, que por si fuera poco atraviesan una fuerte interna y ya sufrieron la partida de dos tucumanos el lunes.

Bonadio procesó y ordenó la detención de CFK por “traición a la patria”, al considerar que el memo con Irán buscaba aportarles impunidad a los responsables de volar la AMIA. Por la misma causa dispuso la detención de Carlos Zannini, Jorge Khalil, Luis D’Elía y Fernando Esteche, este último el único que permanece en prisión.

El resto fue sobreseído por un fallo de Cámara y pese a ese antecedente, Cristina no apeló para buscar una resolución favorable y archivar su desafuero. Cambiemos, por su parte, advirtió que sólo trataría desafueros con fallo de segunda instancia.

A pesar de eso, la expresidenta no recurrió a los camaristas. Para algunos sectores, se trató de una forma de agitar la interna que tomó estos días tomó temperatura, cuando un grupo de gobernadores pidió restablecer el fondo sojero y empezó a sondear en un interbloque con Cristina en 2019. Respecto de ello, Pichetto se negó y se le abrió una fuerte disputa con integrantes de su bloque.

Esa pelea tendrá un doble capítulo la semana que viene. El martes deberán definir la estrategia para la sesión sobre los desafueros y el miércoles, los rebeldes anunciaron que volverán a buscar un debate sobre el fondo sojero.

Fuente:(politicaargentina).-

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.