A 15 años de la palomita de Manu Ginóbili, uno de los momentos más memorables del deporte argentino

Hoy se cumple un nuevo aniversario de una de las jugadas más increíbles: un vuelo de Ginóbili a la eternidad

Argentina debutaba en los Juegos Olímpicos de Atenas 2004 contra Serbia. A menos de 4 segundos para el final, el equipo que dirigía Rubén Magnano perdía por un punto contra el mismo rival que dos años antes le había ganado la final del Mundial. Lo que parecía ser una pesadilla, fue el comienzo del sueño dorado.

La jugada preparada tras el rebote de un tiro libre, la salida de Alejandro Montecchia, el pase a Ginóbili y Manu, cayéndose, sin ángulo, sin tiempo, de palomita para evitar la tapa, metió el doble que le permitió a la Selección ganarle al vigente campeón del mundo. El resto es historia. Este jueves, se conmemoran 15 años de aquella jugada heroica.

En esos Juegos, Argentina terminó colgándose la medalla de oro luego de vencer nada menos que a Estados Unidos en semis, y luego a Italia en la final. Quizá, sin esa medalla, la jugada no hubiera adquirido el valor que finalmente tuvo en la historia del equipo ganando un partido que parecía perdido para muchos. Menos para Manu, que voló como una palomita.

Tan maradoniana fue la capacidad de reacción y resolución de Manu, que Montecchia se llegó a comparar con Héctor Enrique, por aquel pase al 10 en el segundo gol de Diego a los ingleses en el Mundial 86. Es solo un juego periodístico comparar dos situaciones de juego diferentes de dos deportes bien distintos, pero el sello de Ginóbili en el equipo tuvo seguramente su punto más fuerte en aquella palomita histórica.

Manu llegó tan alto que un entrenador referente del fútbol argentino como Gerardo el “Tata” Martino -actualmente dirigiendo la Selección de México- le colgó la dorada como mejor deportista de la historia de Argentina. Si: por encima de Lionel Messi y Diego Maradona, entre otros.

 

Fuente: Clarin

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.