Detuvieron al ex secretario privado de De Vido.-

José María Olazagasti, hombre fuerte del ex Ministerio de Planificación Federal, se convirtió en el detenido número 15 de la causa.

                                                                                         DETENIDO. Olazagasti (izquierda), fue secretario privado de Julio De Vido. archivo

El escándalo por el presunto pago de coimas que se disparó a raíz de que se conocieron los cuadernos con anotaciones del chofer de un ex funcionario, se cobró a otro peso pesado en la estructura del ex Ministerio de Planificación Federal, encabezado por Julio De Vido. El ex secretario privado del ministro kirchnerista, José María Olazagasti se presentó ayer en una sede policial y quedó detenido.

El juez Claudio Bonadio, a cargo de la causa “cuadernos de las coimas”, había librado el viernes una orden de detención por su presunta participación en una asociación ilícita de funcionarios que cobraban sobornos a empresarios contratistas de obra pública. La hipótesis del magistrado es que las cabezas del engranaje de coimas eran los ex presidentes Néstor Kirchner y Cristina Fernández.

Olazagasti había sido indagado el jueves. Bonadio ordenó su detención, junto a la de Claudio Uberti, ex titular del Órgano de Control de Concesiones Viales (Occovi) -quien también había participado en el escándalo de las valijas de Guido Alejandro Antonini Wilson-, tras la declaración de Carlos Wagner, pope de la Cámara de la Construcción durante gran parte de la gestión kirchenrista.

El ex secretario privado de De Vido fue a entregarse a Comodoro Py durante la mañana de ayer. Como no encontró a ningún funcionario en el despacho del juez, se dirigió a algunas cuadras de allí, a Cabos y Figueroa Alcorta, donde se entregó en una dependencia policial. Wagner había brindado la semana pasada una declaración explosiva: destapó el modus operandi del denominado “club de la obra pública”. El empresario dio detalles sobre el reparto de contratos entre empresas y reconoció que existió un mecanismo de retornos y coimas a funcionarios.

En su declaración, el empresario explicó cómo se habría conformado el sistema de cartelización de la obra pública para que las empresas se repartan las contrataciones con el estado para obra pública y confesó el pago de coimas. De acuerdo con fuentes judiciales, producto de una negociación con De Vido cada empresario debía entregar como coimas los adelantos de obra que pagaba el propio Estado nacional. Los montos del adelanto oscilaban, presuntamente, entre el 10% y el 20% del total de la obra. Así se habría conformado el “club de la obra pública”.

Olazagasti y Uberti aparecen mencionados en los cuadernos de Oscar Centeno, el exchofer de Roberto Baratta, exsubsecretario de Coordinación y Control de Gestión del Ministerio de Planificación Federal comandado por De Vido. Los cuadernos, analizados en una investigación de LA NACION a cargo del periodista Diego Cabot, dieron origen al expediente. “Nelson retira US$ 1.000.000 Hotel de la calle Esmeralda. Se lo lleva a Hernán, Sec. De Jose María Olazagasti para que este se lo de a De Vido”, había anotado Centeno en mayo de 2015, en una de las menciones al ahora detenido en los documentos que dieron lugar al último escándalo político nacional.

El último detenido

El ex secretario privado de De Vido ya era empleado público en 2003, cuando el kirchnerismo llegó a la Presidencia. Según reconstruye LaNación.com, Olazagasti se convirtió en secretario privado del ex ministro k y se ganó su confianza: era el encargado de portar la insulina de De Vido. Durante el ascenso de La Cámpora, Olazagasti pasó a la SIDE. La Justicia se había topado con su nombre en otras ocasiones, aunque nunca afrontó causas de peligro, en parte, gracias al rol de uno de los operadores judiciales durante el kirchenrismo, Alfredo Lijo, hermano del juez federal Ariel Lijo.

Fue el mismo Olazagasti quien había autorizado el ingreso de Antonini Wilson en la Casa Rosada, dos días después del decomiso de la valija con dólares. Fuente:(lagaceta).-

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.