Estrenó en Argentina una plataforma de videojuegos al estilo Netflix.

Desde este miércoles ya funciona en la Argentina y Chile la plataforma de videojuegos vía streamingGloud. Al igual que Netflix, se trata de un servicio pago que permite jugar online sin descargas. Los juegos se ejecutan en servidores de la empresa, lo que da la posibilidad de “correr” un juego de características exigentes desde la más modesta computadora o, el año próximo -aseguran- incluso desde un Smart TV. El desarrollo es una idea nacida en la filial argentina de Turner e impulsada por el multimedio internacional, que eligió al país como ensayo previo a la expansión mundial.

Así se ve la plataforma de Gloud.-

 

El lunes se realizó el lanzamiento oficial junto a personalidades del espectáculo y directivos nacionales e internacionales de Turner. Allí se pudo probar que con Gloud la experiencia de juego es casi indistinguible de la que se vive con una buena consola o una computadora apta. La plataforma ya está en funcionamiento para el público desde este miércoles. El precio es el mismo que la versión premium de Netflix, $ 230 mensuales.

Felipe de Stefani, CEO de Turner Argentina, grafica el mercado potencial del segmento de los videojuegos explicando que a nivel mundial el sector mueve unos u$s 100.000 millones y que en América Latina apenas u$s 4.000 millones. Sobre la potencialidad del mercado local y sus dificultades, explicó a ámbito.com que “en Argentina hay que tener una flexibilidad en la capacidad de adaptación importante pero a la vez es un mercado que cuando uno lo conoce tiene alta factibilidad para hacer buenos negocios”. Puso como ejemplo la televisación paga del fútbol, una de las actividades de la empresa en el país: “Hemos vendido más del doble de suscripciones de lo que esperábamos, aproximadamente 1.560.000”.

• El público

Ahora el nuevo proyecto que ocupa a Turner es Gloud. La idea básica va más allá de los jugadores habituales que no tienen limitaciones al momento de comprar la últimas consolas o adquirir una computadora apta, una inversión que puede pasar los $ 15.000, más la adquisición de los juegos originales a una media de $ 1.000. Tampoco apunta a los jugadores más básicos, como los de juegos de Facebook o apps para el celular. Gloud pone en la mira en el nicho de quienes buscan una experiencia exigente, pero más simple y barata. Por eso buscan su público en las familias y los usuarios casuales, tal vez ex gamers que con la edad y el trabajo ya no tienen tanto tiempo para dedicarle a la vieja pasión.

Para la presentación viajó desde Reino Unido Aksel van der Wal, Vicepresidente Ejecutivo, Digital Ventures & Innovations de Turner International, quien rechazó el eventual impacto de la piratería, que siempre fue fuerte en Argentina en el sector de videojuegos y en especial en los de PC. “Una de las razones por las que existe la piratería es porque hay productos que la gente no puede pagar. Si le das a la gente la posibilidad de acceder a esos productos a un precio razonable preferirán pagar por ellos”, explicó a este medio.


Felipe de Stefani (izq.) y Aksel van der Wal (der.)

• Las características

Gloud es un servicio de cloud gaming, donde los juegos están alojados en la “nube”. Es el mismo principio que usar Google Docs, pero con un proceso mucho más poderoso. Si se cuenta con una conexión de banda ancha superior a 8 megas, el servicio promete imágenes en tiempo real sin lag(latencia, retardo entre que se da un comando y sucede la acción) a una resolución HD de 720p y a 30 fps (cuadros por segundo), un poco por debajo de los estándares más exigentes.

El juego siempre responde, aunque a veces por una baja en la velocidad de Internet necesite disminuir la calidad de sus gráficos en los pasajes de acción más demandantes para el video. “Va a haber algunos lugares de Argentina en los que el rendimiento no será tan bueno, pero que con el tiempo mejorará. Probamos la versión beta con 2.000 usuarios y los resultados fueron muy buenos”, sostuvo Van der Wal.

Si bien existen otros servicios similares de videojuegos por streaming desde hace tiempo, ninguno domina el mercado. También está Steam, para PC, pero requiere descargar los juegos (y eventualmente una placa de video potente, etc), y existe PlayStation Now, pero se necesita una consola. Gloud elimina en cierta manera la barrera del hardware.

• El Netflix para gamers

En la práctica la plataforma es muy similar a usar Netflix o Spotify. La única diferencia es que se baja un pequeño programa. Después de suscribirse y loggearse ya se puede utilizar. Luego es cuestión de desplazarse por el catálogo de más de 50 títulos, elegir uno y empezar inmediatamente a jugarlo. Se recomienda tener un joystick para una experiencia óptima. La oferta es variada, con cada estilo de videojuego presente para abarcar el público gamer más amplio (Batman Arkham City, Tomb Raider, Metro 2033, LEGO Harry Potter, etc.). Una posibilidad que en el futuro tendría este sistema es usar la función multijugador online para aquellos juegos que no tengan la opción nativa, ya que aunque se acceda desde cualquier parte del mundo a una partida esta se reproduce en la misma máquina.

Consultado sobre la dificultad de conseguir licencias para incorporar más juegos al catálogo, y en especial aquellos que pertenecen a empresas con las que compiten, Van der Wal aseveró: “Creemos que tenemos un buen catálogo y obviamente siempre es una negociación con las distribuidoras de juegos. Algunas están más abiertas a negociar, otras menos. Hasta ahora tenemos una buena relación con las distribuidoras y con el tiempo vamos a seguir incorporando nuevos juegos”. El desafío es el mismo que tuvo que superar en sus comienzos Netflix en la pelea por los derechos de emisión y que aún hoy mantiene, aunque con una posición de mucho más peso al negociar.

Gloud busca replicar el modelo de negocios de Netflix, esa plataforma que poco a poco se instaló en Argentina y el mundo como un servicio casi tan habitual como tener cable o Internet. Más allá de su futuro particular, Gloud marca el camino de la tecnología que tiende a trasladar el procesamiento desde la terminal local hasta la “nube” y a almacenar contenidos fuera de los dispositivos. Las empresas cada vez más migran programas, procesos y alojamiento desde sus servidores hacia otros externos. Los usuarios trabajan sobre documentos compartidos, guardan datos, ven series y películas, y escuchan música alojada fuera de sus dispositivos.

En algún momento no muy lejano, una pantalla, un teclado, un mouse y una conexión a Internet será suficiente para acceder y reproducir todo tipo de contenidos, programas y juegos. Pero eso sí, con seguridad habrá que pagar una suscripción.(ambito.com).

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.