Fuerte interna por la reforma jubilatoria en el bloque de los gobernadores.

Avanzarán con una reunión la semana próxima. Los gobernadores presionan para que se vote.

 

Pero otros gobernadores insisten hacia adentro en la necesidad de aprobarlo porque de allí cuelgan los acuerdos con el gobierno nacional en materia de recursos. Por eso, salvo Uñac, el resto de los gobernadores quieren que el texto se vote sin cambios, a pesar de reconocer que la iniciativa es impopular.

Por caso, organizaciones gremiales, políticas y sociales macharon hoy en las principales ciudades del país en rechazo a las reformas laboral y previsional impulsada por el gobierno. Durante la jornada hubo movilizaciones en la Ciudada de Buenos Aires, Córdoba, Rosario, Bariloche, Bahía Blanca. También en las provincias de Misiones y La Pampa.

Dentro del bloque hay un gran debate interno y trascendió que una opción podría ser que no haya un voto unificado. La bancada de los gobernadores cuenta con 35 diputados, de los cuales el gobierno necesita el apoyo de unos 20 para poder aprobar el texto que viene del Senado.

La decisión del bloque de discutir el proyecto podría postergar los planes del gobierno que pretende que la Cámara de Diputados apruebe el texto este mes sin que se le altere una coma.

La reforma no sólo propone un cambio en la fórmula de actualización de los haberes que redundaría en un menor aumento para los jubilados; además, modifica la manera en que se aplicará esa actualización, ya que la nueva fórmula propone tomar los índices de actualización sobre el tercer trimestre de este año en lugar del segundo semestre de 2017, como establece la ley actual. Este cambio representaría una diferencia de 6,3 puntos porcentuales en la mejora que deberían recibir los jubilados en sus haberes del mes de marzo.(qps).

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.