El Poder Ejecutivo habilitó la transferencia del emblemático edificio del ex-Correo a la Justicia Federal.

AGENCIA DE ADMINISTRACIÓN DE BIENES DEL ESTADO.

El precio base que se fijó es de 155 millones de pesos que deberán ser pagados por el Poder Judicial de la Nación. En el lugar todavía funcionan oficinas estatales. 

Después de arduas y largas negociaciones, finalmente el Gobierno Nacional dio un primer paso formal para un cambio de titularidad en el histórico edificio de la esquina de Deán Funes y España donde antiguamente funcionaba el Correo Argentino y que hoy alberga en su mayor parte a oficinas del Poder Judicial de la Nación aunque todavía hay dependencias del Ejecutivo que tienen allí su sede.

Según se desprende del Boletín Oficial, el presidente Mauricio Macri autorizó hoy la venta del inmueble sito en el centro salteño mediante el decreto 928/2017 junto con otros once inmuebles del Estado Nacional en la ciudad de Buenos Aires, provincia de Buenos Aires, Corrientes y Santa Fe. Sin embargo, desde la Agencia de Administración de Bienes del Estado (AABE) aclararon que en el caso del predio conocido como el ex-Correo no se procederá a una venta propiamente dicha sino a una derivación o transferencia de titularidad pero que de todas maneras tendrá un costo: 155 millones de pesos de base que deberá afrontar la Justicia Federal.

Precisamente el Poder Judicial desde hace varios años que mantenía una negociación por la administración o eventualmente la titularidad del predio en orden a una mayor eficiencia pues es al día de hoy que, ya sea que se rompa un caño o un ascensor, el arreglo debe pasar por la Dirección de Obras Públicas de la Nación. Conforme pasan los años hay también una necesidad de mayor espacio físico para la Justicia que podría crecer en el corto plazo de solo implementarse el nuevo código procesal penal u otras modificaciones propias del crecimiento poblacional.

Es de recordar que el ex-Correo  o “correo viejo” nació albergando distintas oficinas nacionales pero a la actualidad un setenta por ciento es utilizado por el Poder Judicial de la Nación y el otro 30 son las oficinas de Senasa, Parques Nacionales, una parte de Aduana y la Dirección Nacional de Arquitectura. Es así que la Justicia recibió con optimismo la noticia de hoy aunque con prudencia pues todavía hay pasos por cumplir y una relocalización, o no, por negociar con las actuales oficinas nacionales allí ubicadas.

“Es una buena solución si bien hay que pensar en una suerte de máster plan en un largo plazo. En este edificio también están las oficinas del Ministerio Público Fiscal y de la Defensoría cuando lo ideal sería que cada entidad tenga su propio espacio, pero eso sería en un plano ideal”, indicaron. Mientras tanto, advirtieron, una eventual titularización es un gran paso.

El decreto hoy publicado establece que la “enajenación” de estos predios persigue como objetivo “la puesta en valor de inmuebles y terrenos que se encuentran subutilizados, en estado de abandono o mal concesionados”. Es así que, en este caso

La historia

El edificio de la calle Deán Funes y España pertenece desde su nacimiento al Poder Ejecutivo y fue construido con el objeto de albergar a todas las oficinas nacionales que por ese entonces tenían representación en Salta. Su construcción comenzó en 1937 y terminó dos años después bajo la dirección del arquitecto José A. Hortal, con posible diseño del arquitecto Laguna para albergar las oficinas del Correo Central, Radio Nacional, Dirección Nacional de Aduana, Dirección Nacional de Arquitectura y Juzgado Federal. Con el tiempo, el crecimiento de la Aduana-Afip y del correo generó que estas dependencias construyeran sus propias oficinas al tiempo que la Justicia Federal también se fue expandiendo hasta ocupar hoy el 70 por ciento del edificio.

Son cuatro pisos con ornamentos de la arquitectura renacentista española y cuzqueña junto a rejas platerescas. En el interior se destacan los pisos cerámicos, mayólicas azules y verdes sobre fondo blanco con muros con revoques rústicos y algunos detalles de madera. Tiene tres entradas principales y una calle interna que lo atraviesa. (tribuno).

 

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.