Es un Lío

El penal de un tal Joseph Martínez, goleador de la MLS con el Atlanta United campeón del Tata Martino, fue el golpe de gracia, el último sopapo a una actuación y a una toma de decisiones que de ninguna manera se pueden olvidar. Y sí revisar. Porque Messi, como ya pasó repetidas veces, no puede tapar el bosque.

Fue el 2-0

Dormimos la siesta y golazo

Lautaro Martínez

“Leo se siente cómodo”

El 1-0 rival

¿Quiénes se equivocaron en el gol de Venezuela?

Messi intenta rodeado de venezolanos (AFP)

Messi intenta rodeado de venezolanos (AFP)

Messiento a verte

Un pelotazo largo que -falla de Mercado en el intento de despeje mediante- dejó a Rondón solo delante de Armani le dio el rápido 1-0 a Venezuela y provocó que Scaloni cambiara el esquema. O las funciones de los jugadores porque al entrenador no le gusta hablar de 5-3-2-1 ó 4-3-2-1 ó 4-1-4-1. El mensaje no fue el mejor, aunque tal vez era necesario: una modificación de piezas tan prematura puede minar la confianza colectiva.

Bautismos de Selección

Más todavía si se suceden rarezas como Mercado de segundo marcador central, Lisandro Martínez de lateral izquierdo y Tagliafico de volante como muestras cabales del desconcierto. Es verdad que la Selección pudo empatar a partir de la creatividad de Messi -sin él la impresión fue que el equipo no habría llegado al arco rival- y la perseverancia de ese enorme delantero que es Lautaro Martínez.

Pero la debilidad defensiva fue notoria. Así, llegó el segundo tras una siesta y protestas evitables luego de un foul en contra, y pudieron caer otros goles de los venezolanos, antes de nuevas modificaciones dispuestas por Scaloni.

Con los tres cambios en el descanso (Kannemann, Blanco y Suárez por Mercado, Lisandro Martínez y el Pity Martínez) hubo una repartición de funciones más lógica, Messi se conectó con Suárez y Lo Celso, Lautaro se mantuvo en estado de alerta y así vino el descuento.

Una nueva falla en las coberturas defensivas y un penal innecesario de Foyth provocaron un desenlace lógico entre esta Venezuela trabajada por Dudamel, que no cuenta con nombres rutilantes pero sí con una idea, y esta Argentina que vive, padece y transita una profunda renovación.

 

 

Fuente: Ole

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.